martes, 4 de noviembre de 2008

Carta a Misantropía

Querida Misantropía:
Comitán, noche de suspiros…

Los días en esta habitación tan peligrosa se van haciendo cada vez más inhóspitos, con agrestes y maleducados bichos que se alimentan de mi cuerpo dejándome ronchas que cobran formas deformes y que a veces aprenden a hablar el idioma de mis manos.

Los Nosferatus son adictos a la atropina y las Julietas venden su cuerpo por una dosis de opiorfina Montesca. Las esquinas están plagadas de telarañas que sirven de repisa para las mil cabezas decapitadas por la Reina de Corazones que ahora dormita (Con Pazuzu) en la página 129 de “El exorcista”.

Se escuchan los automóviles fantasmas que corren hacia su destino incierto, el latir de un corazón débil que se cree enfermo de vida y siempre busca la muerte al medio día, el golpe del viento en el cristal de la ventana cerrada (siempre cerrada para que no entren espectros ni niños sin sombra y melancolía).

¿Estarás en una habitación mejor que la mía, amorosa Misantropía?

Mis pulmones perforados por el cigarro ya no sirven para guardar vida, mis manos han olvidado acariciar piernas, mis labios no conocen otros labios, mis pies no buscan otros pies.

¿Habré perdido la capacidad de escuchar detrás de las cortinas?

¿Habré de sucumbir siempre a las lujurias onanistas vespertinas?

Desde que aprendí a tejer con saliva, ya no me queda tanto tiempo como antes. Estoy haciéndole un suéter a mi destino, para que no tenga frío, para ver si revive y camina de nuevo como lo hacen los vivos.

I can´t get no satisfaction, por lo menos en esta vida y en esta habitación del color de las sandías.

¡Qué lejos han quedado las Lou Salomes, las Mata Haris, los Zimmermans, los Lennons, Los Cristos!

Los sueños…

Tengo un par de moscas mensajeras, adorada Misantropía para enviarte estas palabras pronunciadas sin saliva.

Donde quiera que estés, espero que estés mejor que la última vez.
Te extraño, menos de lo inoportuno y más de lo innecesario.
espero escucharte en el cantar de las aves
en lo inverosímil de mi obituario.

Te extraño, Misantropía.

9 comentarios:

malerige dijo...

pues como quieres obtener satisfacción en solitario querido mio....


ya es hora de que te busques una novia cerca de tu cama, para no estar en abstinencia tanto tiempo mi niño....mira que yo me pongo bien loca con eso....



te quiero mucho malvadito mio....me gusta mucho lo que escribes....

Daniel Saborío dijo...

Querida Erica, el contexto del escrito es una ironía.

Ojalá puedas releerlo hasta encontrar el sentido del humor que se encuentra en las letras.

Sugeriría investigar qué es la misantropía y releer el escrito con ese dato en mente.

A mi la abstinencia me gusta, porque no me gusta el contacto prolongado con las personas.

No todo es fornicio.



D.

Enma dijo...

Al fin he encontrado la manera de ir a través de esto, aquí está mi comentario:
Encantada como siempre que te decides a escribir algo con conciencia.
Kizás te crea la mitad o kizás ese eres completamente tu. Ya no me pregunto demasiadas cosas, de todas formas no te dejas entender misantropo.
Un beso cerdo para ud.
Viva la abstinencia!

Daniel Saborío dijo...

Enma...


No es que no me deje entender, es que hablo como si todos me entendieran.


Llegará el día que alguien pueda hacer una retroalimentación completamente coherente conmigo.

Viva la abstinencia cierto es.
Usted si sabe.


D.

malerige dijo...

conozco el significado de la palabra...


bah...

sequemientes dijo...

Después de navegar por casi todo este río de metáforas... me parece que mi cinísmo es aburrido, hasta chocante, en cambio el tuyo es tan...
Al paso de cada texto, empecé a tener una sensación ya conocida al final detecté que tus palabras hilarantes me hicieron sentir como en esa época donde las palabras me ponían en una inspiración ingenua. Me sentí de 16

Vale dijo...

Te pierdes, yo se ke estas vagando por ahí, pero aparece... Una es terca y disfruta la molestia de saludarte. Espero ke estés sonriendo mucho debido a la diversión de estos días, pero ya vuelve, dijiste ke esta vez no te perderías tanto tiempo.
Vas olvidarte de mi nombre, y cuando vuelvas a preguntar si soy yo la Vale, te voy a decir otra vez ke si....

venus en la arena dijo...

leo tus escritos, imaginando que esta ausencia no es tan larga ni tan fatídica

imagino de nuevo que llegaste al árbol, duermo con esa sensación, aunque al despertar de nuevo me dejas

te extraño

venus en la arena dijo...

mi vaquero espacialmente especial

regresa!!!