lunes, 28 de marzo de 2011

Sándalo

Humo azul que resume al oriente y nutre de paz al demonio impertinente. Agua de sol que cura al corazón entre círculos de sal y sangre de serpiente. Yo quiero escribir mi obituario en una espiral sin nombre ni remitente.

Perfume de fantasmas, poemas labrados en velas y cánticos de alabanzas. Cura este silencio de estrellas. Quiero despertar con el corazón afinado con el metrónomo de la esperanza.

Aceite de paz, brújula en el bajo astral. Enséñame a llegar al palacio del sol desnudo de letras.

Para limpiar mi cuerpo necesito enterrarlo en la tierra de sal que fabrican tus ojos.

Para quemar los hechizos de las brujas necesito las lenguas de fuego que escupe el cielo.

Para cortar las raices del mal necesito las espadas que afila el viento.

Para florecer la serpiente enrollada en mi espalda necesito del agua que fluye en tu vientre.

Humo azul coronado con el pétalo de los creyentes. Licor de miel en los dientes del peregrino. Yo quiero ser el sol en la mesa del mago.

1 comentario:

Vale dijo...

simplemente me gustan tus letras