lunes, 5 de marzo de 2012

El hombre celular y el hombre telepático (Arenilla de Alejandro Molinari con un texto de Daniel Saborío)



A veces divido al mundo en dos; a veces no es necesario, ya otro espíritu afín lo hizo. Y no hablo de dividir al mundo con esas reglitas maniqueas de blanco o negro, o de bueno o malo. ¡No! Se trata de dividir al mundo con fórmulas novedosas. El universo de la imaginación necesita contrapeso en la balanza. ¿A quién se le podría ocurrir dividir al mundo en: hombre celular y hombre telepático? Sólo al genio de Daniel Meza Saborío. He leído escritos de Daniel en el boletín Imaginarte (boletín que ya es una de las nueve estrellas de Balún Canán), por lo que soy un lector que reconoce sus huellas. Hoy recibí un correo de Daniel en el que me envía un texto en donde divide al mundo en dos, texto que a continuación transcribo (entre comillas, como dictan los cánones clásicos) :



“El hombre celular y el hombre telepático.

El hombre celular no es más que la aprensión misma, que vive cotidianamente crucificado en sus propios dígitos, encerrado en no más de diez números y olvidado de la sana telepatía.

El hombre telepático vive en meditación constante, encerrado en sus mundos paralelos, tan cerca de nosotros (corporalmente) pero en realidad, a miles de millones de años luz.

Se centra tanto en el espíritu que nadie le ha dicho que ya puede mandar mensajes de dos vías casi casi más rápido que los que él intenta mandar a la humanidad mentalmente.

El hombre celular deja 24 horas prendido su aparato por si algún problema se presenta, por si alguien necesita hablarle, por si Dios le llama para ir a algún café o hasta algún centro nocturno.

El hombre telepático está 22 horas fuera de sí y 2 horas como todos nosotros viviendo una vida material, siempre recibe los mensajes de Dios pero a diferencia del hombre celular, él rechaza sus ofertas para salir a divertirse, prefiere quedarse en su ascetismo, tratando de encontrar al nirvana, que por cierto, ya lo han clausurado por violación de decibeles.

En algún punto lejano, en otras galaxias éstos dos seres se encuentran y se fusionan, es la raza humana un poco más equilibrada, usan los poderes mentales para saber dónde están las llaves de su coche y emplean el celular para organizar la fiesta por la noche con los seres superiores, usan su poder mental para practicar el sexo tántrico y utilizan su celular para fingir una llamada después del acto y huir al instante del lugar fingiendo una junta sorpresa.”



A veces divido al mundo en dos, pero ayer no lo dividí, ni tampoco lo haré mañana. Por fortuna, este presente me ha regalado dos hemisferios, dos mitades de naranja, que logró el demiurgo Daniel Meza Saborío.



Este escrito fue públicado en la Arenilla de Alejandro Molinari el 7 de mayo del 2004

1 comentario:

Diego Sangri Marín dijo...

Quisiera saber por qué dices que el Nirvana está cerrado. Muchas gracias Daniel por tu colaboración en este gran rompecabezas. Abrazos espirituales.