domingo, 8 de febrero de 2009

Las crónicas anacrónicas del niño zombie

En donde los caniches pastan descalzos (De amores y peores…)

“No quiero soñar mil veces las mismas cosas…”

En cuestiones de faldas, besos y corazón siempre me ha tocado ser el peor espectador, he tenido los segundos más atentos ante los ojos de las viudas que me han regalado sus peores tormentos.

Cada una de las damas que han caminado a mi lado me ha dejado anonadado por una, dos o mil razones.

Pintoras, bailarinas, científicas, cantantes, fotógrafas, pedagogas, diseñadoras entre otras aún peores.

No han sido muchas…

Pero en cada una de ellas ocurre una similitud peculiar de la cual no me había percatado hasta que una noche borracha en Comitán, Tania me hizo ver la familiaridad en el asunto.
En cada relación se repiten elementos de forma constante:

1.- Amigos íntimos de la dama en cuestión que terminan odiándome a muerte por el mero hecho de quitarles a su amiga.

(¿Amiga?)

Generalmente mis compañeras Saborianas han decidió abandonar la compañía femenina por lo cual el 98% de sus amistades son caballeros de los cuales el 70% están enamorados en secretonotansecreto de ellas un 18% de ex novios que aún tienen contacto con ellas y las acosan brutalmente para volver.

Queda un 10% de amigos desinteresados y que para variar son virtuales y me quieren conocer.

(…)

El 2% de sus amistades femeninas son muy amenas conmigo pero están en cuenta regresiva esperando el momento en que la chica les presente al siguiente galán puesto que:

2.- Otra característica peculiar es que mis viudas han sido de “ojitos muy alegres” y la coquetería extrema les ha hecho tener un paquete variopinto de galanes.

(Ellas conocen todo su historial sexosatánico)

3.- Amigos gays que me odian o me ofrecen descaradamente sus cuerpos sudorosos y concupiscentes.

4.- Mis viudas son depresivas, decadentistas, cuasi emos y bipolares.

(Una que otra tiene la filia de cortarse el cuerpo o ingerir aspirinas en cantidades obscenas)

5.- Son escritoras nóveles.

6.- Tienen problema con su padre y una relación muy fuerte con su madre.

8.- Sufren problemas nerviosos similares a los míos.

9.- La celotipia es su bandera favorita.

10.- Odian a Male.

(porque se sienten menos)

11.- Me han dicho que no les gusta bailar en lo más mínimo y a final de cuentas resultan ser grandes bailarinas que van desde la marimba al psycho.

(La bailarina de salsa si me lo dijo desde el principio y de igual forma yo le dije que no bailo ni un carajo.
Creyó que bromeaba)

12.-Son solitarias.

13.- Se excitan con los chicos malos y/o músicos.

14.- Tienen alta tolerancia a lo grotesco.

15.- Ellas dicen ser el caballero de la relación

16.- Algo ninfómanas

Mientras recuerdo algunas similitudes recordaré algunos happenings extravagantes:

Fulana A tirada en el suelo convulsionándome con un supuesto ataque cardiaco pidiéndome que le introdujera sus pastillas a unos costados de la lengua.

Estábamos en una fiesta en mi departamento y se puso histérica enfrente de todos, al final comenzó con sus ataques jurando por su Dios que se moría.

Fulana B me quita a la fuerza el celular y con una pirueta envidiable se esconde bajó su cama para poder husmear en paz.

(No encontró nada)

Fulana C corre tras de mí (sí, literalmente corriendo) vociferando maldiciones mientras yo trato de escapar agarrándome el sombrero cual Indiana Jones comiteco.

(Me atrapó frente a la estación de autobuses Cuxtepeques)

Una noche llevé a fulana D al departamento que compartía con mis colegas y estaba de visita la tía Silvia (quién tiene mi edad) y al verla la saludé muy afectuosamente. Fulana D en la habitación me aventó un libro y me dijo:

“¡Eres un desgraciado, nada más me traes a tu casa para restregarme a tus viejas!”

Y yo le dije:

“¡¡Es mi tía!!”

Ella dijo:

“¡Asi les dices a todas, ya me voy a mi casa!”

Eran las once de la noche y ya no había transporte para que se fuera pues vivía en un pueblo a 32 km de Tuxtla.

(No se fue.)

Fulana E rompió las fotografías en donde salía una amiga que le caía mal pues pensaba que teníamos algún romance lo cual era falso pues era novia de un amigo mío.

(Esas fotos eran parte de mi calificación del taller de fotografía)

Fulana F tirada en la colchoneta con un vestido de novia y maquillada como muerta haciendo un monólogo del día de nuestra boda.

Hay todo un mundo de performances psicodélicos para compartir.

Nota:

El orden de las fulanas no altera el producto.

¿Por qué que siempre caigo en la misma trampa?

A final de cuentas el amor más puro y desinteresado me lo dan aquellas con las que no comparto lo que quisiera por estar perdiendo el tiempo con quien no debiera.

Siempre con la esperanza de algo mejor que al final termina peor que la vez anterior.

3 comentarios:

shine dijo...

Guarrito!!
mi palabra cariñosa.

llegó la creación de mi blog, no solo por tarea...si no también para escribirte, basta de venuseses


el subtítulo estoy segura que para ti es familiar jajajaja..acepto si procede demanda =)

pero existe más de ti en el... ve la primera publicación

°espero lo recuerdes°

besos...

Miss Malerige Rupestrinski dijo...

este ha sido un delicado tejido de letras en "punto de cruz" que le permite a mi cabecita loca aprender más y más de usted (como los niños aprenden de las ranas en la viviseccion)...



ahora comprendo mejor el porque durante todo este tiempo no he sido una "chica saborío"....mi persona dista en algunas cosas de los requisitos ya mencionados y que (inconscientemente) usted le solicita a todas las aspirantes a viudas saborianas....


finalmente, eso viene sobrando...mientras me permitas seguirte dando besos cerdos jajajaja

s t e l a z y n e . dijo...

creo que tenemos mucho en común. de hecho me pasaron el link de la entrada para que me diera cuenta de eso.