viernes, 27 de marzo de 2009

No me hables de amor

Yo que ahora soy tu antes
tu olvido, tu flor de ornato,
camino solo entre el boato
de ser tan sólo un después.

De sobra conozco el punto
que descubrimos juntos
esa noche en la soledad de tu coche.

-“No le hables de amor a una dama
que reina desnuda sobre su cama,
mejor abusemos de la ropa,
vayamos al bar a tomar una copa.”

Yo que antes fui ese tal vez
que tenía por rocín a Rocinante
sólo te pido que por una vez
me dejes ser tan sólo tu amante.

Olvídate de esa luna de miel
de esas noches y sus disparates
de leer desnudos a Descartes.

Ya no quiero bajarte la luna a los pies
me olvidé de los cuentos de cama
solo quiero que olvides ser una dama
entre las nueve y las diez..

Nos olvidaremos de la ropa a la última copa
y no hablaremos de amor por el mero temor
de rompernos la boca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te vi con una lágrima entre ceja y ceja, te vi con ese suspiro que aún no te deja..


La irremediable malamente.




Alu...

Vale dijo...

Lo que dices son palabras conocidas, pero acomodadas para ser la perfecta desconocida. Ha caído? Funciona la invitación? Cuentas tantos secretos sin nombre....