martes, 8 de diciembre de 2009

Tuchtlán una noche más

Foto: Ruikza Red
¡Con tanto calor pierdo la cordura!
Al gañote voraz -de sed fundida-
le invade el ansia de bebida
con cuello de espuma inmadura.

Con tanto mujerío con la cintura
vecina al candor de mi hundida
Infancia ¡pierdo toda la movida!
Fútil mi celibato sin locura.

Con tantas hermosuras desvestidas
por el sol de lujuria, no hay duda
que me vuelvo un poeta sin goletas.

Entre las minifaldas y bebidas
espiritosas pierdo la cornuda
duda y desempaco las maletas.