domingo, 11 de mayo de 2008

Ausencia


(En comunicación telepática)

Abajo firmante dice:
Tengo enjaulado entre mis ojos un recuerdo que lucha por escurrirse entre ellos. Pero hace mucho que no puedo, quizá ya he olvidado cómo hacerlo.
Aposté el corazón en el trile de tus palabras. Entre tanta parafernalia, glamour y misticismo me sentía a los pies de una ninfa enamorada.
La tinta de tus cartas era tan dulce como la saliva de tus besos, el monólogo de madrugada, el trayecto oscuro de camino a tu casa.
Ausencia dice:
Voy a quemar el reflejo de tu cuerpo entre mis manos, la dolencia de cada mañana al despertar y no tener tu mano entre mis pechos.
Las manos que me han tocado han dejado huecos entre los suspiros que me han provocado.
No quiero entregar mis sueños al vacío de la esperanza y caminar con una sombrilla equilibrándome como funámbula en la incertidumbre de tus pasos.
Abajo firmante dice:
Incertidumbre: el nombre que te di mucho antes de que fueras Ausencia.
¿No fue ella la que me permitió conocer el carnaval de tu alma?
La que te permitió irte con cualquier fulano de tu preferencia.
Después de la lluvia de tu desconfianza, no me ha llegado la calma.
Ausencia dice:
El “fulano” de mi preferencia, me agarraba la mano de cuando en cuando, me contaba lo que pensaba cuando se le perdía la mirada.
Me dejaba comprender quién era él y porqué no usaba un hilo para no perderse en el laberinto de mi cama.
Me llamaba todas las mañanas y una vez al mes, me despertaba con una serenata.
Abajo firmante dice:
¿Entonces por qué me enviabas mensajes por las madrugadas?
¿Por qué los correos con fotos de tus viajes?
¿Por qué me mostrabas las piernas cuando platicamos bajo las gradas?
¿Por qué esa última vez me diste de tus horribles potajes?

Ausencia dice:
Porque a pesar de todo, no hay un día en que trate de olvidarte. Y cuando estoy a punto de lograrlo me da miedo no ser la firma de tus recuerdos.
Abajo firmante dice:
Ausencia: aunque pasen los años, siempre serás la firma de este abajo firmante.
Ausencia dice:
Ya debo partir. Ha venido mi nuevo amante.
Iremos a la plaza a comprar flores para su madre.
Te envío mensaje en la noche. Soy una musa demandante.
Abajo firmante dice:
Me atengo a la tragicomedia que me puedas contar con tus manos.
Ausencia aparece como No conectado…



2 comentarios:

La hada de las alas mochas dijo...

Creo que es un deja vuh constante, alguna vez, en algun lugar me he hecho esa conversación, pero mi estado emocional x ahora es ausente..

Suelo pensar.
Pero aún no estoy cansada
veo mi sombra reflejo que me acompaña todos los días.

Que bonitas letras joven,
gracias x compartirlas!

Anónimo dijo...

es bello como todas nadamos en tus letras, un poco de ellas, un poco de mi.

"Voy a quemar el reflejo de tu cuerpo entre mis manos, la dolencia de cada mañana al despertar y no tener tu mano entre mis pechos."

¿esto escribias en la libreta junto a la cama?, que ganas de tomarla y salir corriendo al baño de agua fria y leer mientras sus letras se cuelan entre agua y lagrimas de mar.
Ya solo rio, y leo.

un beso, y un adios.