miércoles, 2 de septiembre de 2009

Tengo una rutina vespertina para amarte (memorias de una dama)

Me olvido de ti en las mañanas para no acordarme de tu olvido y así por las tardes -sin temor- poder matarte.
Quiero dejar de verte como un sueño que no invierte.
¿Realmente valió la pena perderme por indecente?

A veces.

Quisiera devorar una vez más los besos que cuelgan de tus labios, beber con sed los suspiros de tu boca olvidando cada uno de tus engaños.
Mi recuerdo entierra tu nombre pero mi cuerpo no miente cuando por las noches me grita que no olvida el olor de tu simiente.

4 comentarios:

Vale dijo...

Parece que estás citando a mis pensamientos con esas memorias.... Ke contradicciones tan deliciosas buen Daniel, gracias por la delicia del día!!

Anónimo dijo...

"Quiero dejar de verte como un sueño que no invierte"

Eso me encantoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooó


Yo he tenido a muchos por los cuales he invertido mi vida y ellos no han invertido ni un segundo para retenerme a su lado.

¿Por qué somos tan tontos a veces?


A. K. A.

Anónimo dijo...

Mi novio a veces es un río de cursilerías y al día siguiente un enojón o ni me pela.

Quiero dejar de tener ese sueño...

Eréndira dijo...

:)