lunes, 21 de septiembre de 2009

Tengo una rutina vespertina para amarte (memorias de una dama)

Te veo partir desde mi ventana.
Los restos de tu saliva sobre mi piel me cubren del frío y disimulan mi desnudez.
Aún me escurre por las piernas el fruto de tu vientre.

Te veo partir desde mi ventana.
Te vas como si nada al mundo de rutina vespertina dejándome como una perra abandonada a la orilla de la nada.

Te veo partir desde mi ventana.
Me queda sólo un par de billetes de cien para cortarme el cabello y ser idéntica a tu madre.

Te veo partir desde mi ventana.
No me importan las miradas de la vecina ni los apodos que me grita por puta y concubina.

Te veo partir desde mi ventana.
Tu saliva se seca y tu semen me pica.

Te veo partir desde mi ventana.
Te odio por enamorarte de mi hermana.

Te veo partir desnuda desde mi ventana y no sé si volverás mañana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Olaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!
neta k eres tdo un escritor me nkanto lo poko k voy leyande bueno ya lei esta parte jeeee

bueno chido eeeehhh....

besitos...... Anahi.....

Miss Malerige dijo...

"como una perra abandonada".....perra enamorada? jajajaja...


buen escrito....mr ha dado mucha risa lo del semen que pica...recuerdos quiza jajajaja

Miss Malerige Rupestrinski

Anónimo dijo...

jajaja tu maldita canción se quedó en mi mente.



Que vasca

Miss Malerige dijo...

jajajajajaja

y eso que no la escuchaste toda