lunes, 1 de junio de 2009

El joven vendedor de hielo azucarado



El joven vendedor de hielo azucarado se regocija con las nínfulas que van a comprarle raspados con sus caritas colegialas e intelectuales.

Se pierde en esos muslos tiernos y pálidos que apenas y se logran ocultar entre calcetas y faldas.

En esos senos levantados que acarician por dentro esas blusitas de botones ligeros que cederían ante el menor movimiento de mano fulana.

¡Son fuego que se quema por dentro!

¡Es la miel que se escurre en fantasías de cama!

¿A qué olerá su sexo?

Sí sólo se alimenta de ganas.

Las pequeñas se van meneando las caderas y el joven vendedor de hielo azucarado se encierra en su baño a rendirles honor en papel sanitario.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

uff... mui bueno0 pero0 insisto0 a kien le escribes?? haha

espero0 algundia aya en lo recondito de tu pensamiento se te ocurra escribir algo para mii!!

claro si no alguien por ahi se pone punk jaja !!!
bezo0z!!
biie!!!

Miss MaLeriGe...La CociÑera MaLvaDa dijo...

precioso relato...lo único que extraño de usar uniforme escolar, es la lascivia que podían despertar...

mmmm...ojalá johnsey no se negara a que use uno de vez en cuando para las travesuras...jijiji

ojalá el vende hielo azucarado aun se erectara ante mi presencia...pero ya no llevo uniforme y ya no le apetezco en lo mas minimo jajaja...tendre que recurrir a lo de pasar la mano por los gluteos jijijiji

y mas jijiji...porque ahora estoy en medio de un ataque de risas...

Miss Malerige Rupestrinski
[bipolarmente exacerbada]

Juan del Café dijo...

Hay muchachas entre los 9 y los 14 años de edad, que revelan su verdadera naturaleza, que no es la humana, sino la de las ninfas(es decir, demoniaca)... propongo designar a esas criaturas escogidas con el nombre de ninfulas.
Hay que ser artista o loco, un ser infinitamente melancólico, con una gota de ardiente veneno en las entrañas y una llama de suprema voluptuosidad siempre encendida... para reconocer de inmediato, por signos inefables al pequeño demonio mortífero entre el comun de las niñas.

"Lolita" Vladimir Nabokov

Juan del Café dijo...

Compañero, yo también me pregunto a quien le escribe, existen estos personajes "subterráneos" o sólo emergen de sus mas profundos y perversos deseos?

Raspados, ninfulas, onanismo?

Delicioso.

Un saludo anacronico.

El angel de sodoma dijo...

Existimos, aunque al universo le cueste creerlo

Nesi

Daniel Saborío dijo...

Nesi...

Los colibrís extrañan el germinado de tu vientre.