jueves, 25 de junio de 2009

La mirada de un ángel en espera del día pactado



El ángel del pecado abrió sus ojos y encontró tan sólo un viejo papel doblado.

Sus alas se habían vuelto margaritas en su espalda y sus piernas se embalaban en la cama con murmullos extraños.

“Volveremos a vernos el día pactado”


Las sábanas cubrían su piel de humano y una vieja cámara de fotografía le sirvió para hacerse un par de retratos…

Una desnuda y otra como visten los fulanos.

El ángel del pecado vertió sus lágrimas en un papel arrugado.

“Volveremos a vernos el día pactado”

¿Por qué el amor es el sentimiento en el que se pierde más el tiempo?

Limpió las margaritas de su espalda y las colocó sobre sus cabellos.

La luna bajó sin demora a sentarse a su lado.

¿Qué hacen dos pequeñas damas cuándo están enamoradas y no tienen al amado a su lado?

Respuesta:
Cubrir su cuerpo con caricias femeninas, y lavar sus lenguas con el magma que fluye de la grieta entre sus piernas.

“Volveremos a vernos el día pactado”

El papelillo se perdió sin haberse percatado del número de teléfono atrás anotado.

8 comentarios:

Ángel Pecador. dijo...

Nos veremos el día pactado.

Y en esa hoja de papel, aún guardo tu número anotado...

Daniel Saborío dijo...

Sólo cifras
de un código telepático.

Telepatía al fin...

Ángel del pecado.

Artemiz dijo...

O: tiene ojos de niña travieza. :)

nunca habia podido comentar por aqi.
saludos

D:

Anónimo dijo...

Presenta

Anónimo dijo...

y para que comento¿?

Miss MaLeriGe dijo...

no se que me ha gustado mas...si la foto o el escritillo....


mmmmm.....ambos


ojala mi platica no fuera tan cerda como tu dices que es y pudiera inspirarte para hacerme algun lindo abrigo de letras...

te amo a lo malvado...

Miss Malerige
[ennicotinada]

Anónimo dijo...

Las piernas parecen de hombre, pero los senos son deliciosos.

Anónimo dijo...

¡Anacrónicos arranquémosle la blusa!